terça-feira, 17 de março de 2015

¿Y el hombre maltratado?*

            La pregunta es válida. En los últimos días se habla en los medios de un incremento de los casos investigados de violencia intrafamiliar. El artículo 200 del Código Penal que tipifica la violencia doméstica no distingue entre los géneros de la víctima y el victimario.

La frase con la que terminamos el párrafo anterior es una trampa lingüística no fortuita. Podríamos haber dicho la victimaria y el ofendido u agredido, pero sería completamente incorrecto referirnos a “el victimo”. Por graciosa que parezca la reflexión, no está desprovista de lógica, nuestro lenguaje español se ha moldeado a través de la historia entre el machismo y el matriarcado. La importancia que tienen los géneros en nuestra lengua es solamente un reflejo de las diferenciaciones que nos impusimos, la moraleja en este caso específico: como sociedad nos estamos limitando a pensar que al hablar de violencia intrafamiliar, nos referimos exclusivamente a una forma de maltrato ejercida por un hombre contra una mujer, que tienen como contexto las relaciones familiares.

Más de una o uno va a estar en desacuerdo con lo que voy a decir, pero la violencia intrafamiliar contra al hombre en Panamá es un problema real; que poco se sepa sobre eso tiene todo que ver con lo referente al machismo y matriarcado que mal conviven en un tira y jala en nuestro país. El hombre calla por temor a ser blanco de burlas, la victimaria, quien usualmente está provista de algún tipo de superioridad económica, intelectual, profesional o inclusive física, la ejerce y se impone ¿Y luego? Se dan las mismas consecuencias que todo tipo de maltrato trae, inclusive homicidios (entiéndase como antónimo del femicidio).  

En nuestra labor diaria nos hemos encontrado con problemas de maltrato al hombre en las relaciones intrafamiliares. Una situación bastante común cuando las parejas se separan: La mujer no deja que el hombre vea a sus hijos o hijas. Este tipo de maltrato es uno de los más crueles que existen por cuanto implica una violación al derecho del hombre y a la vez contra los hijos quienes tienen derecho de relacionarse con su padre.

Ahora bien, existen otras formas de maltrato intrafamiliar contra el hombre más directas. En esta sociedad, en la que contemporáneamente la mujer está consiguiendo grados de escolaridad más altos en relación al hombre, se está presentando un tipo de violencia relacionada con la manipulación emocional e intelectual y el hostigamiento sicológico contra el hombre.

El sistema judicial no puede desamparar al hombre maltratado en las relaciones intrafamiliares, pues tiene el mismo derecho ante la Ley y la Constitución Nacional que la mujer, y el enfoque de género no puede ser el único factor determinante para investigar los delitos de violencia intrafamiliar.
_____
*Artículo publicado en el diario Panamá América, 18/3/15.

Nenhum comentário:

Postar um comentário