segunda-feira, 30 de novembro de 2015

La taquilla y taquilleros*

                Las noticias del doce de noviembre publicaban lo que ya se hablaba en tribunales por los colegas hace meses, y no fue tan sorprendente que allanaran al Juzgado Décimo Sexto y al Segundo Tribunal del Primer Distrito Judicial, lo que sorprende es que no le hayan caído a otros despachos judiciales ni al centro de operaciones de “La Taquilla”.

Ahora, las investigaciones están centradas en supuestos actos de corrupción dentro del Sistema de Justicia –entiéndase Órgano Judicial y Ministerio Público–  libertades otorgadas a condición de previo pago, “destrancamiento” de procesos en mora y ojalá salga a relucir todo lo que tenga que salir, incluyendo nombres de los grandes involucrados, porque es mentira que solamente los funcionarios sin mando ni jurisdicción pueden hacer todo eso.

      Ningún delito es justificable, pero las circunstancias sociales, económicas y políticas actuales son tan propicias para la creación y desarrollo de mafias que de hecho nacen y engordan en armonía con la Coalición PRD-Varelismo, el boom inmobiliario, los subsidiados estatales y otras asociaciones de objetivos dudosos e indefinidos, pero poderosas.

     Además, lo del trabajo honesto en este país ya no es tan rentable, muchas cuentas por pagar, todo caro y al final del día se cuentan los peniques entre los escombros del cansancio para luego ir a hacer super y que ya no quede nada, sin embargo los sobornos y bonificaciones del tráfico de influencias están exentas de pago de impuesto y otros descuentos del cheque, y las cifras según se dice, pasan de las cinco.

         El Sistema de Justicia parece estar en un permanente estado de excepción porque si uno lee la Ley, dice dizque que la detención preventiva se aplicará como excepción, pero las cárceles están a reventarse de detenidos preventivamente, así las cosas el cliente llega donde el abogado y en vez de andar con rodeos, le pregunta: Doctor, ¿Cuánto me cobra el fiscal (o el magistrado) para dejarme salir? Quien no entienda la pregunta, después de vivir una semana en La Joyita comienza a llamar a los familiares a ver si se puede hacer la vaca.

     Allí entra “La Taquilla”. Los taquilleros, que como dice el diccionario, proporcionan buenas recaudaciones a su empresa, cumplen fraudulentamente la tarea de conseguir lo que el Sistema de Justicia debe otorgar legítima y legalmente (medidas cautelares, libertades, inmediatez judicial), mal necesario que paga quien tiene para hacerlo.   
____
*Publicado en el diario Panamá América, 30/11/2015

Nenhum comentário:

Postar um comentário