quinta-feira, 24 de dezembro de 2015

Nuevos Magistrados: La esperanza*


            El diez de diciembre el Consejo de Gabinete sentó un precedente al elegir a magistrados que estaban dentro de la lista inicial de aspirantes del proceso convocado por el Órgano Ejecutivo.

Como se suele decir: los problemas de la democracia se resuelven con más democracia, y si bien no todos participamos activamente del proceso en uno u otro rol, enhorabuena han sido elegida y elegido dos profesionales del derecho para las vacantes de Sala Civil y Contencioso-administrativo respectivamente, estando en dicho proceso involucradas varias personas y agrupaciones; qué bueno que no sea el poder de un solo dedo el que designe esta vez.

            Del discurso del presidente para la ocasión del anuncio de los designados, es rescatable aquello de la importancia de la meritocracia, es decir que los funcionarios estatales deben ser seleccionados para sus puestos de acuerdo con su capacidad. No entraré en el debate de si es así o no en la actualidad, pero la idea es buena y ojalá que se legisle y se trabaje en pro de ese objetivo, que cada quien se gane lo suyo a base de su capacidad, trabajo y perseverancia. La incapacidad gubernamental se debe considerablemente al hecho de que existen funcionarios que no tienen ni el grado educativo mínimo para cumplir con el puesto para el que fueron nombrados.

            De vuelta a la designación de las magistraturas, si han entrado con buen pie ambos elegidos se espera que salgan por la puerta grande, ni enjuiciados, ni renunciando (obligados o chantajeados), ni en ninguna forma lamentable como hemos visto desde Almengor, pasando por Moncada, hasta la más reciente salida de Benavides de la Corte. A la abogada Russó le conocemos por sus defensas en procesos y eso es alentador porque sabe ella por experiencia lo difícil que es ser litigante; del abogado Cedalise por lo que dijo en su discurso solamente aceptaría el nombramiento en la Sala Tercera y fue allí designado.

           El Órgano Judicial necesita reinventarse. El escándalo de la taquilla tocó la puerta de Juzgados y el Segundo Tribunal Superior, a gente Jhony Ayala Castillo no le hacen la audiencia por la incapacidad demostrada del Sistema después  de casi cuatro años en espera y detenido preventivamente, gente que ve afectada su vida por un proceso amañado. Los nuevos magistrados tienen la oportunidad en los próximos diez años de hacer la diferencia o mantener las cosas como están, ojalá no decepcionen al pueblo, a la esperanza que en ellos ha puesto.
____
*Publicado en el diario Panamá América, 24/12/2015

Nenhum comentário:

Postar um comentário